La energía de los números

La numerología no puede llamarse ciencia ni tampoco práctica adivinatoria pero, ya es indiscutible la relación que existe entre los números de los nombres, de la fecha de nacimiento o de algún acontecimiento importante y el destino.
Esta práctica, una de las más ancestrales, se sustenta en la creencia, yo diría certeza, de la energía que poseen los números.
Cada letra o número es susceptible de ser reducido a un número entre 1 y 9, esta reducción nos permite calcular la energía que nos acompaña desde nuestro nacimiento, ya sea por la fecha en que se produjo o por la reducción de los números de nuestro nombre.
Conocer la energía que encierran los números también nos permite elegir nuestra fecha de casamiento o de la firma de un documento importante o de elegir el nombre de nuestros hijos, sabiendo que una energía especial va a acompañarnos.
El primer paso es saber que cada número debe ser reducido a una sola cifra, para eso, en el caso de las fechas deben sumarse todos los números de manera horizontal:
2009= 2+0+0+9= 11 , 1+1= 2
El resultado final siempre debe ser una sola cifra.
Para los nombres, sabemos que desde la antigüedad se ha dotado de un número a cada letra del alfabeto, estos números son:
1) A, J y S
2) B, K y T
3) C, L y U
4) D, M y V
5) E, N y W
6) F, O y X
7) G, P e Y
8) H, Q y Z
9) I, R

El número resultante de la adición y reducción de nuestro primer nombre representará todo lo que nos es dado al nacer y que impregnan nuestro temperamento, nuestra personalidad. Dones que podremos aprovechar en nuestro favor o con los que deberemos luchar a lo largo de nuestras vidas. También son llamados “números activos”. Supongamos que nuestro nombre es Carmen:
C a r m e n
3 1 9 4 5 5 = 27 = 9 (nuestro número activo)

El número resultante de la adición y reducción de nuestro apellido representará el comportamiento que tendremos al relacionarnos con los demás. También son llamados “números heredados”. Supongamos que nuestro apellido es García:
G a r c i a
7 1 9 3 9 1 = 30 = 3 (nuestro número heredado)

Si adicionamos y reducimos ambas cifras el número obtenido es el número que representa nuestro temperamento y nuestro carácter. También son llamados “números de expresión”. Supongamos que nos llamamos Carmen García, nuestro número de expresión será:
Carmen 27 más García 30 =57 = 5+7 = 12 = 1+2 = 3

En una próxima entrega continuaremos develando los secretos de los números y la energía positiva o negativa que ellos encierran.

Te puede interesar

Escribe un comentario