La ley del dar y recibir

Esta es una de las leyes más milagrosas que existen, ya que lo que enviamos lo recibimos en iguales o mejores condiciones, siempre y cuando nuestro deseo sea de desprendimiento y agradecimiento, de lo que se da y de lo que se recibe.

La ley del dar y recibir, cuando la ponemos en acción en todo lo que hacemos, se convierte en un intercambio permanente de energía, tanto del que da, como el que recibe.

En la acción del dar y recibir, lo más importante es la intención, el desprendimiento abierto y sincero de lo que entregamos a los demás y lo que recibimos de ellos.

Si al expresar nuestro deseo de dar y recibir, nos sentimos desunidos al dar y al aceptar lo que se nos ofrece, si sentimos que no lo hacemos libremente, no se dará el  poder que genera esta ley.

En la ley del dar y recibir el propósito deberá estar dirigido hacia un mismo deseo tanto el que da como el que recibe, porque también este deberá recibir con el fin  de agradecer sinceramente lo que le fue  dado.

La práctica de la ley de dar y el recibir, es mágica porque se convierte en un recibir, es como el juego del bumerán que al ser lanzado, vuelve de nuevo  a quien lo lanzo.  Si deseamos tener amor , al darlo eso mismo recibiremos.

Si queremos atención y consideración hacia nosotros,  eso mismo obtenemos al ofrecerlo a los que nos rodean.

Esta ley del dar y recibir no necesariamente tienen que ser manifestaciones de grandes expresiones, una simple sonrisa sincera y abierta, una palabra de afecto o consideración, un abrazo, una caricia, son demostraciones que generan abundancia tanto para el que da como para el que recibe . Porque nadie da lo que no tiene, ni nadie recibe lo que no ha dado.

Te puede interesar

Luz Elena

Soy abogada, pero actualmente estoy dedicada a otra cosa diferente que siempre quise hacer desde niña , que es pintar. Desde hace mas de 25 años... Ver perfil ›

Escribe un comentario