La leyenda de Blancaflor

Esta famosa leyenda pertenece exactamente al sur de la Península Ibérica, la leyenda narra la historia de la pequeña hija del mismo diablo. Esta leyenda se asocia estrechamente con la leyenda griega de Medea, e inclusive con el propio cuento de Blancanieves.

Cuenta la leyenda que existían una pareja reyes que vivían en un país muy lejano, que no podían tener descendencia, ellos rezaban y  por tener hijos pero aún así no se le concedía el milagro, incluso se dice que prometieron al diablo que si les concedía ese deseo, le entregarían el hijo al cumplir los 20 años de edad.

Estos reyes logran tener un hijo bello y sano, pero su alma le pertenecía al diablo, por el trato que habían hecho de antemano con él, pero de generoso se convierte en un jugador empedernido, es por eso que el diablo promete restituirle a su antigua vida, pero a cambio de 3 peticiones que él mismo impondrá.

Una anciana quien ayuda los reyes  en este camino deberá ir al castillo de Irás y Volverás, castillo donde habita el diablo, ahí él le dará el “truco” para superar las 3 tareas: antes de llegar a aquel castillo hay un río, en donde se bañan las hijas del diablo, ahí deberá esconder las ropas de una de ellas, la llamada Blancaflor, y no devolvérsela hasta que se comprometa a ayudarlos.

Ya con la ayuda de Blancaflor, la anciana logra superar las 3 tareas impuestas por el diablo: 1. Allanar una ladera, sembrar trigo y hacer pan para el diablo en un solo día, 2 Allanar una montaña, sembrar cepas y hacer vino. Y 3 Recuperar un anillo perdido en el Estrecho de Gilbraltar.

El amor entre el hijo del rey la bella Blancaflor nace, el diablo enfurecido por su derrota trata de matar al joven, pero logra  escapar al país del príncipe. Pero al llegar el joven pierde la memoria, Blancaflor ante esta situación quiere quitarse la vida, pero el príncipe logra recordar en el último momento y evita el triste desenlace y luego se casa con ella.

Te puede interesar

Escribe un comentario