La leyenda de Dominguito de Val

La leyenda de Dominguito de Val o también llamado del Val, se gesta en la época medieval en la ciudad de Zaragoza. Según cuenta la leyenda el Dominguito fue uno de los libelos de sangre que se sucedieron en la Edad Media contra los judíos, también se dice que formó parte del coro de La Seo de la Catedral de Zaragoza. Encontró la muerte de las manos de los judíos en un ritual el 31 agosto del año 1250.

Cuenta la leyenda que Dominguito era hijo del notarios Sancho de Val, y Isabel Sancho. Formaba parte del coro de La Seo de la Catedral de Zaragoza, y a los 7 años de edad fue engañado por el judío Albayuceto, quien lo utilizó para revivir la pasión de Cristo, crucificándolo y abriéndolo por un costado, tal cual le sucedió a Cristo. Luego de este horrendo acto, decapitaron al niño, además de cortarle los pies, para ser luego enterrado en la ribera del río Ebro. Pero unos barqueros se percataron del hecho y dieron aviso a las autoridades, quienes encontraron el cuerpo sin vida de Dominguito de Val.

Los restos de Dominguito fueron trasladados a la Iglesia de San Gil y después fueron llevados a la Catedral, luego sus restos serían trasladados la capilla de Santo Dominguito de Val

La leyenda tomó matices históricos y religiosos, ya que Dominguito fue canonizado, y es hoy considerado patrón de los infantes de la escolanía de la ciudad y de los monaguillos. En el año 1496 sus restos fueron trasladados de la capilla de San Vicente a la sacristía. En el año 1671 los restos fueron llevados a la capilla del Espíritu Santo, lugar que se encuentran hasta el día de hoy.

Te puede interesar

Escribe un comentario