La Leyenda de Gambrinus

La leyenda de Gambrinus se refiere a un legendario rey que vivió en el pueblo de Fresnes, Flandes en Bélgica, que es considerado por muchos el “patrón de la cerveza”. Esta leyenda aparece por primera vez a mediados del siglo XII, Gambrinus no habría sido otro que Juan I de Flandes, primer conde de la dinastía de Henao, que estuviera casado con Adelaida I. Gambrinus habría gobernado Flandes del año  1246 hasta el año 1257.

La leyenda de Gambrinus empezó a tomar fuerza en el siglo XIII, y se origina en Fresnes. Cuenta la leyenda que Gambrinus era un joven aprendiz de vidriero, que estaba perdidamente enamorado de una bella joven de nombre Flandrine, la cual no correspondía su amor. El joven Gambrinus no podía soportar el rechazo de la bella Flandrine, y decide quitarse la vida, para lograr este cometido se dirigió al bosque, pero cuando ya estaba decidido a dejar este mundo por el amor no correspondido, se le apareció el diablo en persona, para proponerle un trato a cambio de su pobre alma.

El diablo le ofreció el don de enamorar a Flandrine o el don de poder olvidarla sin pesar alguno. Obviamente Gambrinus aceptó, este maléfico don convirtió a Gambrinus en un experto bailarín y músico, pero estas artes no lograron enamorar a Flandrine, el diablo debía cumplir su palabra y tenía que darle el donde de olvidarla sin pesar.

Cumpliendo su palabra el diablo, le enseñó a Gambrinus a preparar un amargo brebaje hecho a base de malta, cebada y lúpulo. Este magnífico brebaje fue llamado cerveza, el cual al ser bebido hacía olvidar las penas de amor y el amor que le profesaba a Flandrine. Desde ese momento Gambrinus se convirtió en el “Rey de la Cerveza

Te puede interesar

Escribe un comentario