La leyenda de la Siguanaba

La leyenda de la Siguanaba o también conocida como la “Sihuanaba” o “Siguamonta”, es una leyenda popular de Guatemala y El Salvador, esta leyenda está ligada estrechamente a la de la Cegua (Nicaragua y Costa Rica). La Siguanaba es un ser mitológico que tiene la forma de un mujer  de hermoso cuerpo  y con rostro de yegua, que se aparece a los hombres infieles. Se dice que la Siguanaba aparece en lugares descampados y alejados de la ciudad, sobre todo en barranco y precipicios en donde empuja a sus víctimas hechizadas por su enamoramiento.

Cuenta la leyenda que la Siguanaba primero se llamaba Sihuehuet (mujer hermosa), ella   tuvo un romance con el hijo del dios Tláloc, de ese fruto tuvo un hijo, pero al que no quería y que solo tuvo para contentar a su amante, cuando este se enteré lo mala madre que era, Tláoc la maldijo y la llamó Sihuanaba (mujer horrible), y todo hombre que la vería de lejos la vería hermosa pero al acercarse se transformaría en una mujer horrenda.

La Siguanaba se dice que se le aparece a todos los que deambulan por las noches, pero se dice que tiene predilección con los hombres enamorados y los hombres infieles o donjuanes. Suele aparecerse en ríos y lagunas, en donde se la ve peinando  sus hermosos cabellos negros con un peine de oro. Cuando un hombre la ve se enamora instantáneamente de ella y la Siguanaba lo llama hasta llevarla a un barranco, cuando logra su cometido este ser se transforma una mujer horrenda que paraliza a su víctima con su fealdad.

Pero para contrarrestar a este maligno ser, se dice que se debe morder una cruz o una medalla y rezar a Dios. La otra manera de salvarse de la Siguanaba es lanzarse al suelo boca arriba lo más cerca a ella y tratar de halarle el cabello, esto hace que ella se asuste y sea ella quien caiga al barranco.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   danna carvallo dijo

    por que no ponen la leyenda del hombre sin cabeza 😛

Escribe un comentario