La leyenda de la Tarasca

La Tarasca es una criatura mitológica que se desprende de la cultura popular de Tarascon (región de Provenza-Alpes-Costa Azul, Francia), también es asociada estrechamente con la Leyenda de Santa Marta.

La Tarasca es descrita como una criatura de dimensiones de un dragón, tiene 6 patas cortas muy similares a las de un oso, tiene una gran caparazón en su espalda como la de una gran tortuga, su torso es el de un fornido buey,  su cabeza es como la de un león pero con orejas de caballo, y está dotado con una cola con aguijón como la de un escorpión. Siempre se le describe con una mirada penetrante y un rostro que dibuja una desagradable expresión.

Cuenta la leyenda de la Tarasca que el Rey de Tarascón, había tacado a la fantástica criatura con todo su ejército y todo su arsenal, pero Santa Marta encantó a la bestia con sus plegarias, la bestia fue domada, y regresaron a la ciudad con la Tarasca domada y encantada. Pero los habitantes asustados con la presencia de aquella criatura en la ciudad, una noche le dieron muerte, la Tarasca no ofreció resistencia.

Pero Santa Marta dedicó un sermón a los pobladores, los cuales se convirtieron al cristianismo, ya arrepentidos por haber matado a la Tarasca, en honor suyo cambiaron el nombre del pueblo a Tarascón.

Hoy la Tarasca es uno de los símbolos  más importantes de la ciudad francesa de Tarascón, aparece en su escudo de armas,  todos los últimos domingos de Junio se realiza una fiesta para rendirle tributo a este personaje mitológico.  En muchas ciudades de España la Tarasca se ha convertido en una imagen que es sacada en épocas del Corpus Christi.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Martin esturla García dijo

    capullo

Escribe un comentario