La leyenda de Medusa

medusa

La mitología está repleta de relatos y leyendas que han superado la barrera del tiempo y se han convertido en verdaderos clásicos. El relato de la Medusa es uno de ellos, y por eso ha sido utilizada en diferentes medios como un personaje importante o una criatura a vencer, un obstáculo para el héroe.

El monstruo de sexo femenino tenía el poder de convertir en piedra a cualquier que lo mirará fijamente a los ojos. El héroe Perseo la decapitó y utiliza su cabeza como arma hasta que se la dio a la diosa Atenea para que la colocará en su escudo, la égida.

Ahuyenta los males

El símbolo de la Medusa ha atravesado los límites del tiempo y hoy en día se lo suele relacionar con los amuletos que mantienen alejadas las malas influencias. En la antigüedad Medusa era hermana de Esteno y Euríale, hijas de monstruos ctónicos provenientes del mundo arcaico, anterior incluso a los relatos de la mitología griega.

Una de las versiones indica que Medusa era una hermosa joven, sacerdotisa del templo de Atenea. Luego de ser violada por Poseidón, el dios del mar, Atenea convierte sus cabellos en serpientes. Como estaba embarazada cuando Perséo la mato, de sus cabellos nacieron el caballo alado Pegaso y el gigante Crisaor. Cuando se cortaba una de las cabezas de serpiente de Medusa, otras crecían y hacían el desafío de asesinarla casi imposible.

Te puede interesar

Escribe un comentario