La Leyenda de Salamanca

Salamanca es un legendario lugar que se menciona en muchas leyendas americanas, especialmente en leyendas argentinas y chilenas. Salamanca es descrita como un oscuro antro en donde demonios y brujos se reúnen para celebrar sus aquelarres. Esta leyenda deriva de la leyenda española de la Cueva de Salamanca.

Según cuenta la leyenda, la Salamanca se encuentra oculta bajo la tierra. Para poder encontrarla es muy difícil, solo lo puede hacer el que conozca la palabra “mágica” con la que se hace visible la entrada a la Salamanca. Las personas que logran entrar deben someterse a 3 pruebas de iniciación.

La primera de estas pruebas consiste en resistir el ataque de un misterioso chivo de ojos rojos que tiene un horrible hedor. La segunda prueba consiste en aguantar la  presión de los anillos de una gran serpiente llamada “culebrón” o “viborón”. Y la última de las pruebas consiste en vencer al “basilisco criollo“. Estas tres pruebas se pueden superar con valentía. Se dice que para entrar a la Salamanca se debe hacer totalmente desnudo y teniendo un cuervo como guía, el que entra por primera vez deberá escupir a un crucifijo en señal de rechazo a Dios.

También cuenta la leyenda que el mismo Diablo sale de la Salamanca en busca de nuevo discípulos. Se dice que para hacerlo se transforma en Mandinga, un gaucho elegante que lleva adornos de plata.

Se dice que los que entran a la Salamanca pierden la sombra, hecho que los hace fácil de reconocer. Una vez que se está iniciado y se puede entrar a la Salamanca, se forma parta de rituales hechos bajo las luces de lámparas avivadas con aceite humano, ahí se entrenan a todos en la brujería, hechizos, el idioma de los animales  y todo tipo de magia negra.

Te puede interesar

Escribe un comentario