La Leyenda del Lagarto de la Malena

El  Lagarto de la Magdalena o también conocido como el Lagarto de Jaén, es el personaje principal  de una leyenda de la ciudad de Jaén (España), es tanta la popularidad de esta leyenda, que hoy es unos de los símbolos de la ciudad,  y en el barrio de Magdalena existe una estatua frente a la casa que habría habitado.

Cuenta la Leyenda del Lagarto de la Magdalena, que allá por el año 1628, en una cueva justo frente a Magdalena, habitaba un gran lagarto que atemorizaba a la población, se decía que devoraba a todo al que entraba a la cueva, ya sea por agua o a buscar sus ovejas. Hecho que lo convirtió en un gran problema para el poblado, ya que el manantial estaba ahí mismo. Es por eso que se dice que se mató, pero de la muerte del Lagarto de la Magdalena existen 3 versiones que narraremos a continuación.

  • El preso y los panes – Un preso condenado a muerte cambió su condena por matar al lagarto, la desesperación del pueblo era tan grande que aceptaron su petición. El preso pidió para su cometido, panes,  un saco de pólvora y un caballo. Así empezó dejando un rastro de pan hasta llevar al lagarto a la plaza San Ildefonso, donde lanzó el saco de pólvora, haciendo explotar al animal.
  • El pastor y la piel de oveja – Un pastor cansado de ser víctima del lagarto y de que se comiera sus ovejas, ideó un plan. El pastor quito las lanas y la piel de una oveja y la rellenó de yesca, la cual utilizó como señuelo, una vez que el lagarto engulló la falsa oveja murió por consecuencia de la yesca.
  • El caballero y los espejos – La población desesperada por los ataques del lagarto, pidió ayuda a un guerrero, el cual hizo una armadura hecha de espejo, con la que fue a matar al animal, el sol se reflejó en los espejos y este aprovechó para matarlo con su espada.
Te puede interesar

Escribe un comentario