La leyenda urbana del Rastrillo

leyenda-urbana-el-rastrillo

El mundo de las leyendas urbanas esconde algunos de los relatos más aterradores y sobrenaturales del mundo. Se trata de historias narradas entre diferentes habitantes de una misma comunidad que con el paso del tiempo se vuelven más y más populares, llegando incluso a expandirse por las comunidades vecinas. Hoy hablaremos de El Rastrillo (The Rake), un monstruo perturbador que ha sido protagonista de numerosos relatos de los que aún hoy se discute su veracidad.

El aspecto de El Rastrillo

Los pocos que lo han visto y se animaron a contar lo que vieron lo describen como una criatura de aspecto encorvado, con brazos extremadamente largos y garras afiladas en vez de uñas. Su cuerpo desnudo tiene un aspecto atrofiado y toma posturas más propias de un animal cuadrúpedo que de un ser humanoide.

Por su forma de moverse algunos dicen que pareciera haber sido arrollado por un automóvil, como si todos sus huesos estuvieran rotos. El Rastrillo tiene unos ojos grandes y tenebrosos que brillan en la oscuridad, pero aún más aterrador que su aspecto es lo que hace con los desafortunados que se cruzan en su camino.

En 2003 la criatura llamó la atención de varios medios estadounidenses a causa de una seguidilla de muertes con un patrón común: todos habían visto una extraña criatura que los atormentaba en sueños y los vigilaba mientras dormían.

El accionar del rastrillo consiste en mantenerse oculto a los pies de la cama, en principio, y causar malestar en el sueño de sus víctimas. Estas se despiertan con la sensación de haber sido observados y vigilados. La criatura espera, agazapada, afilando sus uñas en la madera dejando rastros de su presencia, y eso es solamente el principio.

Te puede interesar

Escribe un comentario