La Magia dejada por nuestros ancestros

A pesar que la ciencia quiera explicarlo todo, aun hoy en día somos muchos los que consideramos que existe algo extraño y mágico a nuestro alrededor. Hay cosas y situaciones que no podemos explicar. Y se hace más evidente estos hechos, si tenemos experiencias, que hacen que lo que estamos viviendo se salga del contexto ordinario ya sea porque las vivimos o porque nos las han contado, o porque somos tocados por algún motivo.

Estas situaciones nos conducen a creer en cosas y situaciones mágicas que consideramos no son del común diario de nuestra vida.

Nuestros antepasados no estuvieron lejos tampoco de vivir estas experiencias y ellos también vivieron en atmosferas cargadas de misterio y magia, ya sea porque su conocimiento en esos momentos, no estaba desarrollado o porque realmente todavía hoy en día, muchas cosas que vivieron,  no tiene todavía explicación.

Cuando nuestros antepasados no podían explicar algo determinado, le daban el adjetivo de mágico y es así que, poco a poco fueron introduciendo en su diario vivir objetos y elementos que consideraron mágicos los cuales muchas veces eran tomados por peligrosos y objetos maléficos, si caían en manos del enemigo ya que estos podrían a través de dicho objeto utilizarlos para hacer el mal, como influir para derrotarlos en la batalla, producirles enfermedades y hasta la muerte.

Por ejemplo, los primitivos preparaban pociones y objetos mágicos a través de una gran variedad elementos como era la carne humana, el pelo, las uñas. También se preocupaban de sus excrementos y secreciones personales, nos los dejaban en cualquier lugar no por higiene, sino porque consideraban que si el enemigo los veía podían hacerles un mal. Así mismo utilizaron las extremidades de los animales salvajes como sus garras y también sus dientes, como amuletos, con la intención de  que les transmitirían su  fuerza animal.

Podemos ver someramente que la magia, los objetos considerados mágicos no son de nuestra cosecha y actualidad, porque sabemos que estos nos han llegado de las experiencias de nuestros antepasados. Sin embargo estos siguen perdurando a través del tiempo. Me pregunto por qué? Será que tienen  de verdad algún elemento que hace que podamos servirnos de ellos, no para hacer mal a nadie (ya que todo lo que hagamos bueno o malo se nos devuelve)sino para ayudarnos a conseguir lo que deseamos?

Te puede interesar

Escribe un comentario