La maquina voladora de Ezequiel

ezequiel

Hay tantos registros en textos antiguos sobre la existencia de máquinas voladoras, que sería ingenuo pensar que solo son un mito, debido a que las pruebas son abrumadoras en cantidad y calidad, donde se describen claramente y desde óptica del hombre antiguo como “carros voladores, carros de fuego o ruedas de fuego“, en las que viajaban dioses o héroes míticos.

Hay tantos ejemplos de aeronaves antiguas y uno de los más famosos se encuentra en la Biblia, puntualmente en el libro de Ezequiel, donde se describe con exactitud una máquina voladora en el cielo con brillantes luces, truenos y fuertes ruidos, peor también se describen ruedas, alas y fuego.

Ezequiel da detalles acerca de cómo vio cuatro caras y cuatro alas que estaban conectadas entre sí, al cuerpo de la máquina voladora y que se movían todos juntos como uno. Ezequiel también menciona que era el color de ámbar y brillaba como el bronce, luego describe que este objeto tenía piernas rectas (tal vez el tren de aterrizaje) y se elevaba de la tierra.

Pero no sólo Ezequiel menciona este “avión”, ya que los autores de la Biblia pensaron que era lo suficientemente importante el hecho como para ser incluido en el libro más importante de todos los tiempos, que parte de este relato también se incluyeron otro como la ascensión del profeta Elías por ejemplo.

Recorriendo la mitología también nos encontramos con la historia de Apolo que dijo volar alrededor de su carro o los antiguos textos indios hablan de la Vimana (artefacto volador de los dioses) que fue dibujado y descrito en detalle en los textos antiguos hinués.

La descripción es como una cápsula espacial moderna, en los antiguos escritos del texto hindú “Mahabhrata“, donde los Vimanas volaban combatiendo en la batalla que los dioses mantenían en el cielo, con armas avanzadas.

Imagen: flickr

Te puede interesar

2 comentarios

  1.   salma dijo

    No entiendo, porque se admiran de estas cosas, y no pueden aceptar que el poder de DIOS es grande, ya que el es el dueño de la tierra, y ante todo tiene el poder en sus manos para hacer lo que a el le plasca. En el cielo allì està el, inmaculado.observandonos, a toda su creaciòn, Pero asì como el divino señor JESUCRISTO, ascendiò al cielo solo con el poder de Dios, sin necesidad de un cohete, posiblemente las otras personas, no necesitaron màs que poder para hacer lo mismo. Asì es que no sean incredùlos y escudriñen las Santas Escrituras, y veràn como se le abren a uno los ojos con todas estas cosas maravillosas que encierran el poder de JEHOVA DIOS, el dueño de el mundo, y si nos acercamos de verdad, sentimos su presencia sin necesidad de estar pensando si es real o no.

    1.    IAN dijo

      Si tan inútil te parece todo esto no pierdas tu tiempo leyéndolo.
      Mejor, Juana De Arco, contáctate con Dios y conversa con él un rato a ver en
      que anda. En Medio Oriente lo necesitan 🙂

Escribe un comentario