La Navidad y el fantasma de Ana Bolena

856

Cada vez que se acerca la época de Navidad, se hacen reportes del fantasma de Ana Bolena en Kent, desplazándose por las avenidas del Castillo de Hever y a un ritmo vertiginoso, a veces en un coche fúnebre tirado por seis caballos negros sin cabeza, ya que en este castillo del siglo XIII, ubicado bajo el magnífico roble, Enrique cortejaba tanto Ana como a su hermana María.

También durante la Navidad en el distrito de Essex Rochford se han reportado persecuciones durante doce noches seguidas de una bruja sin cabeza, con un vestido de seda, relacionado con Ana Bolena ya que ella vivió en Rochford Hall cuando era una niña.

Su fantasma a menudo ha sido visto de pie en una ventana del castillo de Windsor, pero sus apariciones más persistentes y dramáticas son las ocurridas en la Torre de Londrés, donde se encontró con su muerte y fue enterrada en la Iglesia de San Pedro ad Vincular, dentro de la propia torre.

Muchos años más tarde su ataúd fue abierto para se identificado por su sexto dedo, a partir de ese momento se dice que acecha esta pequeña iglesia con un ritual fantasmal en sus pasillos, que alrededor de 1880, este fue presenciado por un oficial de la guardia, que se percató de una luz que brilla dentro de la iglesia y pidió al guardia que investigara.

El soldado dijo que no lo quería hacer y fue entonces cuando el oficial a caballo subió una escalera y se asomó a la ventana, para ver la iglesia llena de una luz misteriosamente brillante y en ella una procesión de personas vestidas con trajes isabelinos moviéndose a lo largo del pasillo, encontrándose a la cabeza de la procesión una mujer espléndida vestida y enjoyada, cuyo rostro se parecía al retrato de Ana Bolena, pero de repente, la procesión se desvaneció, dejando la iglesia en la oscuridad total.

Las apariciones fantasmales de Ana Bolena en la Torre son consideradas como las más horribles, un ejemplo de ello fue cuando en 1817 un guardia tuvo un ataque cardíaco fatal después de encontrarse con ella en una escalera y en 1864 un soldado fue sometido a consejo de guerra por haber sido encontrado dormido en el servicio, pero el afirmó que se había desmayado después de haber visto frente a él una figura blanca de una mujer que llevaba un gorro de aspecto extraño, pero sin cabeza en él.

Imagen: Ghost

Te puede interesar

Escribe un comentario