La Rosa de Jericó

rosajerico

La Rosa de Jericó también conocida como flor de la resurrección, porque no muere nunca, es una planta del desierto que crece en Oriente Medio y América Central.

Durante largos periodos de tiempo estas plantas viven como cualquier otra hasta que los factores medioambientales no son propicios ni adecuados. Cuando llega este tiempo las flores y las hojas se mueren y caen, pierden la humedad y las ramas secas se enrollan hacia dentro formando una bola, retiran sus raíces del suelo y permiten que los vientos del desierto las lleven por el, hasta el día que llegan a un lugar húmedo y pueden continuar creciendo y propagándose.

A esta planta se la conoce como un poderoso talismán que atrae la prosperidad y el éxito, cuando es tratada con amor y respeto es un potente protector para su dueño absorbiendo las energías negativas. Es aconsejable tenerla lo más próxima a la entrada de la casa, colocarla en un cuenco con agua y cambiar esta todos los días, la Rosa se abrirá reverdeciendo en muy poco tiempo.

También puede consagrar amuletos y otros objetos introduciéndolos en el agua de esta planta durante 28 días.

Al espíritu de esta planta le encantan las velas y el incienso, pero…como contactar con el espíritu de la Rosa?

Tomar tres velas blancas y ponerlas en triangulo alrededor de la misma, relájese y aleje de su mente todo pensamiento negativo y con las palmas hacia abajo sobre la planta, bendecir el agua con esta oración :

“Por el Bien de Todos, bendigo esta agua. Ahora se convierte en un vehículo de protección y amor, por el poder divino de Dios y la Diosa.”

Dejar que las velas se consuman por si solas y cuide bien de su Rosa, en poco tiempo recibirá las benéficas influencias de esta planta tan peculiar.

¿Quieres averiguar tu futuro?
Averigua tu destino y sal de dudas sobre tu futuro económico, amoroso o de salud. ¿Van a cambiar las cosas para ti? Sal de dudas con el tarot
CONSULTAR TAROT
Te puede interesar

Un comentario

  1.   xiomara dijo

    hola nesesito una rosa de jerico

Escribe un comentario