La Susana, leyenda catalana

La Susana 2(1)

Corría el año 1810 y la ciudad de Gerona había caído bajo el dominio de las tropas francesas aún después de la heroica resistencia de sus ciudadanos. Las tropas que habían sido designadas para controlar la ciudad invadida no la pasaban bien, los gerundenses hacían hasta lo imposible para acosarlos.

Una noche, cansados de la tensión y la rebeldía, los franceses urdieron un plan para atacar algunas casas, matar ciudadanos sin ser descubiertos y así enseñarles que con los invasores no se podía jugar. No sabían que a través de esta decisión darían el primer paso para una leyenda que aún hoy se cuenta entre los habitantes de la ciudad.

Las calles estaban desoladas, nadie iba a descubrir a los asesinos, pero de repente empezó a sonar una campana y todas las luces se fueron encendiendo en las casas y las ventanas se llenaron de gente. Los gerundenses empezaron a gritar ‘Es la Susana‘ (era el nombre de la campana).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El párroco subió hasta el campanario y se sorprendió al ver que la campana se balanceaba sola, sin ayuda de ninguna persona. Así, por las fuerzas sobrenaturales de los espíritus benevolentes, la leyenda de la Susana marca un momento épico en la vida de Gerona ya que de lo contrario cientos de sus habitantes hubieran sido asesinados.

Más información – Los orígenes del mito de los vampiros

Fuente – Atlasdeladiversidad

Te puede interesar

Escribe un comentario