Las sirenas

Las sirenas son seres mitológicos mitad mujeres y mitad pez, dueñas de una gran belleza y con una dulce y atractiva voz capaz de cautivar a cualquiera. Se dice que en el pasado eran seres humanos y que fueron transformadas en un pez por poderes totalmente desconocidos.

También hay leyendas que hablan de que, en su pasado eran del tamaño de una mujer y que con el tiempo fueron degenerando su fisonomía, perdiendo sus alas y convirtiéndose, la mitad de su cuerpo, en pez. Poseían el mismo peso y altura que un humano, aunque las sirenas vivían aproximadamente 150 años.

Lo particular de este ser, es que la parte superior de su cuerpo es la de una hermosa mujer de piel suave y reluciente, de cabellos largos, de tonos verdosos, rojizos, marrones o amarillos y decorados con flores o caracoles. Y que su parte inferior, es la de un gran pez con cola y escamas verdes, plateadas o doradas. Se dice que si la parte inferior de su cuerpo se encontraba bajo el agua, las sirenas eran confundidas con hermosas y dulces mujeres disfrutando del mar.

Su alimentación se basaba en algas, plancton y peces pequeños. Según los estudiosos del tema, se sabe que lograban respirar bajo el agua utilizando las escamas de su parte inferior, la que les permitía permanecer varios días bajo el agua sin la necesidad de salir a la superficie.

Las sirenas eran extremadamente coquetas y delicadas, además de decorar sus cabellos también lo hacían con todo su cuerpo: lo cubrían de corales, conchas y coloridas flores.

Solían salir a la superficie y posarse sobre las rocas a ver pasar las embarcaciones comandadas por humanos a los que, algunas veces, les cantaban para desconcertarlos. Su canto era muy dulce y melodioso por lo que muchos hombres han encontrado la muerte al escucharlo, tan atractivo y peligroso.

Además existían hombres mitad humano, mitad pez. Estos machos eran conocidos como sirenos o tritones, conformaban una sociedad fuertemente patriarcal. Sus poblados, eran pequeñas ciudades bajo el mar, ubicadas y construidas por ellos mismos en los acantilados y arrecifes. Las construían utilizando grandes cantidades de corales y conchas marinas. Formaban sociedades basadas en el respeto, la paz y la armonía cooperando unos con otros.

Te puede interesar

Escribe un comentario