Leyendo sobre los vampiros psíquicos

Manipulación

El periodista Josep Riera, experto en mitología, ocultismo y fenomenología paranormal, redacta un artículo en su blog ‘Buscando la verdad’ sobre los vampiros psíquicos, donde el nivel de detalles llega a sorprender hasta el punto de hacer inevitable lo de verte intentando asemejar los rasgos y patrones de comportamiento dados en el artículo con la gente de tu entorno. En mi casi así ha sido.

Riera comienza explicando cuáles son los síntomas del vampirismo psíquico: falta de energía, dolor de cabeza, nauseas, dificultad de concentración, agotamiento. De repente te encuentras sin fuerzas y lo único que has hecho es estar con la persona ‘equis’. La definición de Riera es la siguiente: “Un sistema del aura poco desarrollado y con recursos energéticos deficientes tiende a crear un patrón de comportamiento de adaptación, que suele invadir el sistema del aura de otras personas y absorber su energía.”

¿Y cómo reconoces a un vampiro psíquico? Estos -y no es por el chiste fácil- no van con capa negra, salen sólo por la noche y tienen colmillos. Todos podemos recordar alguna vez en la que, tras un encuentro casual, una visita, nos hemos encontrado sin energía sin venir a cuento. Josep Riera da varios patrones de comportamiento de los vampiros psíquicos: falsa vulnerabilidad, gente de pocos escrúpulos y capaz de cualquier cosa por conseguir su objetivo, personas que atraen con dulzura y suavidad, que pueden parecer pasivos, “mosquitas muertas”, que resultar ser auténticos ases de la manipulación.

Sólo escribiendo esta entrada se me vienen a la cabeza más de un rostro conocido -por mí- y me hace “entender” algunos momentos que en su día me hicieron encoger los hombros. Obviamente es como todo: creer o reventar. Yo opto por creer, hace que el día a día sea más divertido y aterrador.

Más información – Los orígenes del mito de los vampiros
Fuente – Buscando la verdad
Foto – psiqueyeros

Te puede interesar

Escribe un comentario