Los Alquimistas

87

Para la mayoría de nosotros la palabra "alquimia" evoca la imagen de un laboratorio de la Edad Media con tintes ligeramente siniestros en el que una figura vestida de negro entre crisoles y alambiques, busca a través de la Piedra Filosofal el descubrimiento la fórmula para la vida eterna y la transmutación de los metales.

Pero más allá de la imagen mágica que pueda ofrecer esta escena, la alquimia en realidad se trataba de la ciencia antigua, limitada a los iniciados que no debe tomarse a la ligera como ciencia o arte, ya que gracias a su servicio se produjo un cambió la vida de los hombres y por miles de años, de lo que se deduce que sus inicios se ocultan en las brumas del tiempo.

Los alquimistas enfocaban sus esfuerzos con paciencia a tratar de descubrir los misterios de la vida misma, con la tenacidad de jugarse la vida en ello, ya que en la edad media eran tildados de brujo o herejes, sin embargo su ciencia era mucho más grande que ellos mismos.

Muchos creen que la finalidad de la alquimia solo era la búsqueda de la formula para transmutar los metales básicos en oro, pero en realidad su esencia era la búsqueda de la comprensión de la naturaleza y la fuerzas que la movilizan a la creación de todas las cosas.

Los relatos de sus vidas casi sin excepción nos lleva a comprender que estaban preocupados más por las cosas espirituales que por las temporales y que eran hombres inspirados por una visión, que incluía al hombre y a la perfección, por lo cual este se encontraría liberado de la enfermedad y las limitaciones de la guerra, con facultades tanto mentales como físicas, atribuibles a la de un dios.

Imagen: Flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario