Los Ángeles caídos, parte III

Existen demonios o Ángeles Caídos, que a pesar de haber sido creados por Dios  para vivir en una eterna felicidad,  han  decidido rebelarse contra su Creador.

Por ello, podemos afirmar que existen llamados a declararse en favor de Dios o en su contra, mediante un acto radical e irreversible de adhesión o de rechazo de su voluntad. Algunos teólogos han especulado con la teoría de que Dios reveló a los ángeles la encarnación de Cristo y que aquellos que no aprobaban la naturaleza humana como digna de tal don, se rebelaron contra el todo poderoso alejándose de él.

De todos los se destacan 3 que son influyentes en la vida de las personas por sus leyendas y actitudes: Lucifer, Lillit y Mefistófeles, de quien nos ocuparemos en este artículo.

Mefistófeles, también llamado Mefisto, es un  demonio del folclore Alemán. Es comúnmente considerado como un súbdito de Lucifer, que se encarga de capturar almas. Su nombre deriva de la negativa griega, “el que no ama la luz”.

Mefistófeles es representado de muchas maneras, pero la más común lo hace como una figura que rosa lo tragicómico, atrapado entre su victoria al lograr que las grandes masas dejen de considerar a Dios el centro de todo, y su derrota al perder seguidores por la misma causa. En lo gráfico, Mefistófeles ha sido representado como la forma más refinada del mal, siendo caracterizado con elegantes ropas, dignas de la nobleza, con  mente fría y con un alto nivel de sabiduría, la misma que utilizaría para atrapar mentalmente a las personas y hacer que sigan su voluntad.

Este es el ángel a quien se relaciona con el demonio en el acto de cambiar el alma por algún deseo imposible, tal y como se lo representa al famoso personaje, protagonista de diferentes obras de arte Fausto. En  una de las tantas versiones que existen de esta novela, “La trágica historia del doctor Fausto”, Mefistófeles se le aparece al Dr. Fausto, un viejo científico que ya está  cansado de la vida, sintiéndose frustrado por no llegar a poseer los conocimientos que desearía, decide entregarle a este demonio su alma a cambio de alcanzar la cumbre de la sabiduría, ser rejuvenecido y obtener el amor de una bella doncella.

Te puede interesar

Escribe un comentario