Los dedos de la mano nos hablan de la personalidad

La quiromancia es una de las artes adivinatorias más populares ya que es el arte de interpretar lo que dicen las manos de nuestra personalidad.

Las manos dicen mucho sobre la vida y el carácter de la persona, no sólo por el estado físico en el que las mantiene, sino porque sus formas y líneas permiten al ojo conocedor interpretar lo más íntimo y profundo de las capacidades.

Los dedos, para empezar, dicen mucho sobre el carácter de una persona. Si las puntas son cónicas se dice que son manos de agua, si son cuadradas las manos pertenecen al elemento aire, pero también pueden aparecer manos que compartan varias formas, es decir mixtas. Estas últimas reflejan una personalidad adaptable.

Las puntas cónicas pertenecen también a personas amantes de la naturaleza, que utilizan mucho su intuición. Por el contrario las puntas redondas son personas que balancean la razón y la intuición y las cuadradas son las ordenadas y regulares, que expresan confianza y se basan en lo seguro.

También podrá encontrar dedos de forma espatulada, es decir más finos en la falange que en la punta. Estas son personalidades enérgicas y entusiastas que buscan acción en todos los ámbitos de su vida.

Cada dedo también tiene su interpretación particular. El pulgar, para muchos es el más revelador y clave de la personalidad. Debe observar longitud, flexibilidad y posición en relación con la mano. El pulgar habla de la energía de la persona y su fuerza de voluntad.

Las interpretaciones dicen que si el pulgar es largo, es decir sobrepasa el nudillo de dedo índice es propio de una personalidad enérgica y si es más corto, la personalidad tiende a ser menos segura.

Si la posición del dedo pulgar en relación con la mano extendida da un ángulo de 60 a 90 grados, corresponde a personalidades flexibles, independientes y bien dirigidas. Si el ángulo es de 30 o menos grados la persona es más reservada y tensa.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Fecheao dijo

    chupame los huevos

Escribe un comentario