Los duendes y su magia

Entre las maravillosas creaciones de la naturaleza habitan diferentes seres que tienen la fortuna de asistir a la Madre Tierra con el cuidado de vida.

Están las hadas que son seres de luz que custodian los elementos y están los duendes, que son seres muy pequeños y viven entre las flores y los árboles.

Los duendes tienen poderes especiales que les permiten alterar el orden natural de las cosas y ayudar o hacer bromas a las personas… ya que una de sus características más importantes es su especial sentido del humor.

Cada uno de los duendes se viste de un color diferente que tiene relación con su personalidad o con sus poderes. Por lo general los duendes con colores oscuros son los más traviesos, casi maliciosos.

Los duendes que se visten de colores claros son más juguetones y amistosos, no tienen maldad en si interior pero no son para nada tolerantes con las personas que se mofan de ellos.

No son fáciles de ver, aunque su presencia se hace notar muchas veces, algunos de los duendes suelen acompañar a los niños durante su crecimiento, ellos con su corazón noble alcanzan a verlos a saber de su presencia.

En muchos casos, las personas grandes, cuyo corazón ya no es capaz de verlos, sienten su presencia porque dentro de las casas suelen habitar algunos duendes traviesos que se divierten escondiendo objetos o moviéndolos de lugar para divertirse mientras los ven buscándolos.

Muchos duendes también suelen esconder tesoros porque adoran los objetos bonitos y brillantes, como el duende que vive al final del arco iris, para nombrar a uno de los más conocidos. Estos duendes dueños de tesoros suelen ayudar a las personas que los encuentran pero sólo si estas son capaces de demostrar que son merecedores de su gracia.

Los duendes como compañeros o talismanes se eligen por color o por actitudes, si nuestro pedido de protección o ayuda es noble seremos bien cuidados.

Te puede interesar

Escribe un comentario