Los fenómenos paranormales de Rosenheim

rosenheim

Al día de hoy los fenómenos paranormales de Rosenheim siguen contándose entre los más misteriosos de Europa. Se trata de uno de los casos de poltergeist más documentados en los anales de la parapsicología del siglo XX y ocurrió en el bufete de abogados de Rosenheim, en Alemania.

Sigmund Adam, propietario del bufete ubicado en Konigstrasse #13, se quedó sorprendido ante los eventos sobrenaturales que presenció en 1967, y hoy se sigue hablando de ello como un claro ejemplo de la fuerte impronta que dejan los eventos paranormales en nuestras vidas.

La primera mañana

El primer fenómeno de Rosenheim se dio una mañana, cuando una empleada recientemente contratada llamada Anne-Marie Schneider se dispuso a colgar su abrigo en los guardarropas y la lámpara empezó a moverse por sí sola. Por suerte otro empleado le advirtió justo a tiempo para evitar que se cortará con los pedazos de vidrio de la bombita al explotar.

Los días siguientes los tubos fluorescentes del edificio empezaron a fallar uno tras otro. Cuando los electricistas analizaron los tubos, encontraron que todos habían sido girados 90 grados, interrumpiendo el flujo energético. Algunos tubos incluso explotaron una vez que fueron arreglados.

La oficina de Rosenheim estaba sumida en el más absoluto caos. Nadie entendía la razón para semejantes sucesos paranormales. Al principio pensaron que se trataba de una broma, pero al continuar y no encontrar una explicación concreta, se descartó que fuera una acción humana.

Otros eventos paranormales que empezaron a sucederse incluían la rotura de fotocopiadoras y otras máquinas, o momentos en los que todos los teléfonos de la oficina empezaban a sonr a la misma vez. Los lectores de llamadas empezaron a marcar un número extraño de información horario y comenzó una investigación que aún hoy se recuerda en los círculos paranormales.

Te puede interesar

Escribe un comentario