Los sueños en Transilvania

Transilvania 1

Existen algunas zonas de Europa, como Transilvania, donde las creencias acerca de los sueños llega a límites insospechados. Allí donde Bram Stoker ambientó su famosa novela Drácula, los ciudadanos solían evitar que los niños pequeños durmieran con la boca abierta.

Se decía que el alma intentaba escapar por la boca durante los momentos de sueño. También había creencias acerca de momentos y lugares para dormir. Cerca de donde murió una persona no se debía dormir, al menos por algunos días. De lo contrario era muy probable que el espíritu intentará comunicarse con alguien y terminará dándole un susto de muerte.

Esto se debía a que los recién muertos no entendían inmediatamente su condición y buscaban desesperadamente comunicarse con otras personas. Los espíritus en Transilvania tenían una movilidad reducida, por eso era importante alejarse por algunos días del lugar donde murió, para así poder dejar que su alma se diera cuenta e iniciará sin problemas su propio viaje al más allá.

Transilvania 2

Una costumbre similar sucedía en territorio malayo. Allí los indígenas buscaban tiznar el rostro de sus enemigos dormidos para que el alma no pudiera encontrar el camino de regreso. Se trata de creencias singulares sobre el alma y el sueño, pero muy interesantes por sus similitudes aún a miles de kilómetros de distancia.

Más información – Curiosidades acerca de los sueños

Te puede interesar

Escribe un comentario