Los vampiros psíquicos

12

Se llaman “vampiros psíquicos” a las personas que tienen la habilidad, consciente o inconsciente de drenar o absorber la energía vital de otras personas en lugar de sangre, fortaleciéndose a sí mismos y debilitando a sus víctimas.

Esta capacidad puede ser desarrollada a través de la meditación, la alteración mental provocada por el uso de drogas o herencia, y al igual que sus homólogos del folclore, pueden ser hombres, mujeres, jóvenes o viejos.

El vampirismo psíquico ha sido descubierto como un fenómeno relativamente reciente, sin embargo las leyendas sobre vampiros como seres capaces de drenar la energía del cuerpo o la fuerza vital, alma, chi, elam, ka, etc., en realidad son anteriores a los bebedores de sangre, ya que existen registro de ellos de hace miles de años.

El término fue popularizado a mediados de 1800 cuando los miembros de la Sociedad Teosófica dirigieron su atención a la investigación de la psique humana, que se describe como la mente, el alma, las emociones y todos los demás procesos mentales que tienen lugar dentro de un individuo y que no son visibles o mensurables en el mundo físico.

Existen dos tipos de vampiros psíquicos, uno de ellos se conoce como "vampiro astral", descrito por Henry Steele Olcott como seres no-muertos, pero capaces de separar su cuerpo astral, de su cuerpo material y salir de la tumba en busca de la energía vital, que va a engullir apoderándose de su víctima, la cual debilitará progresivamente, hasta llevarla a la muerte física.

El otro tipo de vampiro psíquico es el "vampiro magnético”, descrito por Franz Hartmann como la “esponja psíquica”, una persona viva capaz de absorber la energía de quienes la rodean, acción que comete tanto en forma consciente como inconsciente, sin importar su edad, pero muy común entre la gente mayor o anciana, que suelen elegir como sus mejores victimas a los niños, ya que éstos poseen mayor energía al encontrarse en pleno desarrollo.

Cuando nos encontramos con una persona, que nos resulta agradable o cuyo magnetismo personal nos atrae, haciéndonos sentir muy bien cuando estamos con ella, pero cansados o agotados cuando nos deja, estamos en presencia de un vampiro psíquico y por supuesto lo mejor será evitarla una vez que la identificamos como tal.

Imagen: Flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario