Los Zahoríes y la radiestesia

radiestesia-busqueda

El arte de adivinación conocido como Radiestesia funciona a través de un vínculo entre el psíquico (Zahorí), y el objeto buscado. Todas las cosas, vivas o inanimadas, desprenden energía. El Zahoría se concentra en el objeto oculto para percibir los rastros de su energía y encontrar su ubicación actual.

La vibración es percibida a través del péndulo o varilla y de esa forma se detecta el lugar donde los objetos ocultos descansan. Los péndulos son una de las variantes a las varillas Zahorís. Funcionan como amplificadores capaces de acceder al inconsciente colectivo y al ser superior que rige nuestros actos.

Practicar la Radiestesia es posible para cualquier persona pero es necesario practicar y tener paciencia. Los errores son importantes en el proceso de dominio de la técnica porque habilitan lentamente la llegada a diferentes estados de conciencia en donde las vibraciones de los objetos se pueden percibir con mayor facilidad. Lleva tiempo pero ofrece resultados.

Dependiendo el uso, los péndulos y la radiestesia puede utilizarse para localización de objetos o curación. También depende el tipo de péndulo que usemos ya que influenciará la forma en la que se detecta y desprende la energía.

Para sanación es común utilizar péndulos en espiral cónica, mientras que existen péndulos en forma de gota o bola que también son muy utilizados.

Te puede interesar

Escribe un comentario