Maldición de cuna: envidias y venganzas

Hell Baby

Estaba dando una vuelta por Internet leyendo acerca de maldiciones y demás. Es imposible no sorprenderse al saber hasta dónde es capaz de llegar la gente en un momento de envidia o de venganza. De lo último que he leído y que más me ha llegado a sido esto que llaman “la maldición de cuna”, bebés recién nacidos que reciben una maldición por algo que ni siquiera ellos han hecho.

Empezar con motivos de enemistad, por celos hacia la parturienta y de manos de otra mujer que no puede tener hijos, o incluso llegando al punto de las venganzas, como por ejemplo de manos de una mujer que ha visto como su pareja se marchaba con otra mujer y ha sido con esta segunda con la que ha tenido un hijo. No es por juzgar, aunque siempre lo hago, pero la gente que se molesta en hacer este tipo de cosas, parece no tener nunca en cuenta al karma y que, tarde o temprano, va a terminar pagando por toda esa maldad vomitada.

Además, esta persona que es capaz de maldecir a un recién nacido quizás no sepa que toda su maldad tiene una serie de pasos a seguir para evitarla que no son nada complicados, ya que con el simple hecho del Bautismo antes de cumplir un mes de nacido, o incluso lavarle con agua de manzanilla o hierba buena antes de la primera Luna Llena desde el momento de su nacimiento, podría quedar libre de esta maldición.

Maldición de cuna

Te puede interesar

Escribe un comentario