Maneki Neko, el gatito que llama a la fortuna y los amigos

La cultura japonesa es muy rica en amuletos y creencias del poder de las energías de los distintos objetos que componen un espacio.

Si prestó atención, seguramente habrá advertido alguna vez, que en los comercios o viviendas, cerca de la ventana o la vidriera hay una estatuilla de un bonito gato, se trata de Maneki Neko, el gato llamador de la buena suerte, la fortuna y los amigos.

Se lo puede ver con la patita izquierda levantada y cara simpática ya que su función principal es dar la bienvenida a los clientes o visitantes. Tradicionalmente se creaba en arcilla o cerámica, hoy se realiza en diferentes materiales y hasta se puede encontrar mecanizado, logrando que su patita se mueva hacia arriba y abajo haciendo más evidente el gesto de invitación a pasar.

Es importante para el objetivo que se desea del Maneki el color y la posición de sus patas, ya que si levanta la pata derecha atrae prosperidad y dinero, si levanta la izquierda atare visitas y cuanto más alta levante su patita de más lejos llegarán los invitados. Diferente es si levanta ambas patas, ya que de esta manera protege al hogar o establecimiento donde se encuentre.

Los colores de Maneki Neko agregan otras energías positivas, si es tricolor o Calico, blanco, negro y naranja llamará a la buena suerte y a la fortuna, la salud, la seguridad y los resultados para los estudiantes.

Si el gatito es blanco, representa las cosas buenas por venir y si es plateado o dorado atrae la suerte para los negocios. Si Maneki es azul se cumplirán los sueños y si es rojo llamará al amor, pero si es rosa llevará a los enamorados al matrimonio. Si es amarillo trae beneficios económicos y si es negro alejará a la mala suerte. También existe un color para la fortuna de los recién graduados, el violeta.

Otra de las formas de incrementar los beneficios del gatito japonés es dándole para que custodie algunos objetos o embellecerlo con collares o cascabeles, siempre dependiendo del deseo que uno ponga en el Maneki.

La leyenda de los poderes de Maneki tiene su origen en el año 1.600 en un templo humilde donde vivían un sacerdote y su gato Tama. Quiso la suerte que un día, un hombre rico y poderoso se perdiera en el bosque al desatarse una terrible tormenta, triste y casi sin fuerzas el hombre fue encontrado por Tama quien le mostró la dirección donde se encontraba el templo levantado su patita.

Te puede interesar

Escribe un comentario