Métodos de Adivinación: Captomancia, onicomancia y amniomancia

capnomancia

Capnomancia:

La Capnomancia es un método de adivinación por medio del humo. Para practicar este arte se quemaran algunas planta consideradas mágicas, tales como la belladona, el heliotropo, el lirio, y la aquilea, y se observaran las figuras y la dirección emprendida por el humo que desprende la hoguera.

En la antigüedad se conocían dos tipos de capnomancia. Una se practicaba echando semillas de jazmín y adormidera, sobre carbones encendidos. La otra consistía en examinar el humo que se desprendía de la hoguera de los sacrificios sagrados. Si el humo no era demasiado espeso ni negro se podía vaticinar un buen presagio.

Onicomancia:

Otra forma antigua de adivinación, esta vez a través de las uñas. Se realizaba untando las uñas de un joven con sebo y se le pedía que las expusiera directamente a la luz solar. Entonces, en los reflejos se buscaban figuras o imágenes que verificasen lo que se deseaba conocer. Algunas veces se sustituía el sebo por aceite o cera derretida .

Amniomancia:

Adivinación por medio de la membrana que cubre algunas veces la cabeza de los recién nacidos. Su nombre proviene de la palabra griega amnios que significa membrana. Las parteras adivinaban la suerte del recién nacido al inspeccionar esta membrana, augurando un destino feliz si era de color rojizo, y un desgraciado futuro si era de color plomizo.

Te puede interesar

Escribe un comentario