Metoscopia: el arte adivinatoria de interpretar los lunares, el rostro (III)

La Metoscopía es el arte de adivinar la personalidad, el pasado y el futuro de una persona interpretando los lunares que tiene en el rostro y en otras partes del cuerpo.

Al igual que las estrellas en el cielo, la posición de los lunares puede tener una relación particular con el destino de las personas y en este caso el tamaño y el color también se relacionan directamente con la personalidad.

De los que se ubican en las mejillas se diferencian entre los de la izquierda y los de la derecha. Los primeros se relacionan con el prestigio personal y el cumplimiento de las ambiciones. Los lunares de la mejilla derecha se relacionan con la dulzura en el trato, la modestia y la generosidad.

Si los lunares se encuentran en las orejas,  se identifican diferente según dónde se ubiquen en cada oreja:

Oreja izquierda:

En el borde superior, se relacionan con la capacidad de comunicarse y la simpatía.

En el lóbulo, se relaciona con el gusto por lo oculto, lo sobrenatural y la soledad.

En el interior de la oreja, se relacionan con la suerte, la capacidad de providencia y la sociabilidad.

Oreja derecha:

En el borde superior, la naturaleza pasiva, sumisa o fiada de la personalidad.

En el lóbulo, se relaciona con la locura, o el cambio de carácter.

En el interior de la oreja, se relaciona con la capacidad de concentración, la comprensión y la flexibilidad.

Para interpretar los lunares correctamente, debemos conocer a fondo el significado de cada uno y luego en relación a su posición, cantidad y tamaño nos daremos cuenta cuan influyente es en la personalidad.

Te puede interesar

Escribe un comentario