Metoscopia: el arte de interpretar los lunares, en el frente del cuerpo (IV)

La Metoscopia interpreta la personalidad y el destino de una persona leyendo los lunares que tiene en cuerpo y el rostro. Para su lectura es necesario conocer el significado y la relación que tiene cada lunar en la posición, cantidad y color que tengan. Es decir, sabiendo a qué se refiere cada lunar podremos decir que una persona tiene mayor o menor influencia de diferentes aspectos de la personalidad.

Los se relacionan con varios aspectos de la personalidad, diferentes a los del resto del cuerpo. Por ejemplo:

En el Frente del cuerpo:

Los hombros: izquierdo, tienen relación con la falta de organización y la perseverancia. En el derecho con la sensibilidad y el costado femenino.

En el pecho: del lado izquierdo hablan del buen corazón y los sentimientos nobles. En el lado derecho se relacionan con la sensualidad, el gusto por lo erótico y el refinamiento.

En el antebrazo izquierdo se relacionan con la capacidad de ser sutiles, de los matices que hacen al encanto y a la cantidad de rodeos que se hacen para tomar una decisión. En el antebrazo derecho, se relacionan con la paciencia, la impulsividad y la poca sutileza.

En el brazo izquierdo, hablan de las tradiciones, la capacidad de ser engañado por familiares o amigos. Y en el brazo derecho, se relacionan con la mentira, la confianza en uno mismo y la tendencia a ocultarse.

En las manos: la izquierda se relaciona con la capacidad de hacer buenos negocios y la derecha, con el temperamento ambicioso, y la disposición para satisfacer los propios deseos.

En el plexo: hablan del carácter dominante, el respeto que se inspira, la capacidad para hacer amigos.

Alrededor del ombligo: el deseo de seducir, el gusto por el sexo, la capacidad de amar y de ser amado.

Te puede interesar

Escribe un comentario