Mitología griega, Fateonte y el carro del sol

fateonte

Faetonte era, según la mitología griega, hijo de Helios y de Clímene. Siempre alardeaba entre sus amigos con que su padre era el dios-sol pero estos se resistían a creerlo. Incluso uno de sus amigos se jactaba de ser hijo del propio Zeus. Faetonte se enojo y acudió a su padre, Helios, quién prometió por el río Estigia darle aquello que pidiera.

Faetón quiso manejar su carruaje por un día, y aunque Helios trato de disuadirlo, la promesa era muy importante. Faetonte se dejó llevar por el pánico el día que le tocó conducir a los caballeros blancos.

Un día de frío y calor agobiante

Primero fue muy alto y la tierra se enfrío, luego bajó demasiado y la vegetación terminó seca y hubo incendios impresionantes. Faetonte convirtió la mayor parte de África en un desierto y quemó la piel de los etíopes hasta hacerlos negros. Zeus se vio obligado a intervenir golpeando al carro desbocado con un rayo.

Faetonte se ahogo en el río Po y su amigo Cicno se apenó tanto que los dioses lo convirtieron en cisne para que pudiera volar alto e intentar acercarse a su amigo. Este relato habla acerca de un hijo fanfarrón que intenta demostrar a sus amigos sus habilidades pero sin haber entrenado antes.

Te puede interesar

Escribe un comentario