Nuestros compañeros inseparables, los ángeles

Desde pequeña he sido bendecida por esta creencia. Me enseñaron a pedir ayuda a mí  ángel de la guarda, me decían que el siempre estaba a mi lado y que cuando necesitara protección, solamente tenía que llamarlo y él acudiría a mi auxilio. Fueron varias las impresiones recibidas en mi infancia de las bendiciones  que recibí de de estos seres maravillosos. A través de la vida se me fue olvidando esta creencia y solo hace algún tiempo de nuevo vuelvo a invocarlos y a solicitarles su apoyo y protección

Desde tiempo  inmemorial, el ser humano los ha conocido, tenemos referencias de ellos a través de escritos no solo bíblicos sino de otras religiones  como el judaísmo, islamismo y cristianismo.

Estudiando a cerca de ellos, me he encontrado con muchas ideas que convergen a la misma esencia. Fueron creados diferente a nosotros por Dios, y existen para ayudarnos y servir de mediadores entre el ser supremo y nosotros. Los ángeles acompañantes, son los más cercanos a nosotros los seres humanos, nos protegen, nos ayudan cuando se lo solicitamos y así mismo nos guían en nuestro diario vivir e incluso en cosas triviales de nuestra vida, si se lo solicitamos,  si nos acercamos a ellos y les requerimos,  nuestro llamado no queda en el vacío, ellos acuden a nuestro lado aun cuando no los veamos, podemos sentirlos y apreciar lo que hacen por nosotros.

Cómo estar nosotros más cerca de ellos?

No necesitamos creer, simplemente debemos experimentar y tratar de ir hacia ellos. Compartamos con ellos nuestra vida, mentalmente hablémosles, contándoles nuestras alegrías y aflicciones, haciéndolos nuestros amigos. Ellos van a estar con nosotros hasta el día de nuestra muerte y a lo mejor serán nuestros acompañantes en el paso hacia la otra vida.

Te puede interesar

Escribe un comentario