Ovnilogia; el misterioso descubrimiento de Baian-Kara-Ula

Cráneos extraños

Todo comenzó en 1937-1938, en las montañas de Baian-Kara-Ula, en las laderas remotas ubicadas en la frontera que divide China y Tíbet, cuando una expedición arqueológica, dirigida por el muy respetado Chi Pu Tei, descubrió un número de sitios rupestres de entierro en cuevas desconocidas donde se produjo un hallazgo muy inusual y misterioso.

Para muchos representaría uno de los mayores descubrimientos del siglo que cambiaría todo lo que percibe de un lejano pasado. Chi Pu Tei, un profesor de arqueología en la Universidad de Beijing, dirigió el estudio arqueológico de una serie de cuevas y en un informe señaló que las cuevas pudieron haber sido artificialmente talladas ya que se parecían más a un complejo sistema de túneles y bodegas, que a cuevas naturales.

Las paredes eran cuadradas y de cristal de roca, uno de los materiales más duros que existen en la tierra, por lo cual nacería el primer misterio, ¿cómo fue cortada la montaña?, ya que solo puede haber sido con una fuente de calor extremo, no existente en la época que se crearon. Dentro de las cuevas se encontraron varios, pero bien ordenados cementerios y en ellos los restos óseos de un pueblo muy extraño.

Los esqueletos median un poco más de cuatro metros de altura, con una cabeza, desproporcionadamente grande  que en un principio se sugirió que estos podrían ser los restos de una especie desconocida de gorila de montaña, pero los colegas investigadores inicialmente ridiculizaron resultados publicados, ya que el concepto de los gorilas de enterrar a sus crías era absurda, pero que dejó una importante cuestión para reflexionar:

¿Qué clase de seres humanos ésta personas podría haber sido? ¿eran humanos?, pero además en las paredes se hallaron pictogramas tallados del cielo, la tierra, el sol, la luna y las estrellas conectados con el tamaño de un guisante por puntos, dejando como obvio que las imágenes estaban destinadas a ser un mapa o carta de algún tipo y que fueron creados por seres inteligentes. Continuará.

Foto: flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario