Paranormal Witness: el exorcista (nosotros)

Paranormal

De nuevo todo volvía a empezar. Era igual que en Roma. Primera oración, agua bendita y la persona desaparece para sacar a la luz lo más oscuro que lleva dentro: el demonio. Empecé a leer en voz alta el Ritual Romano, pero había algo que no era como Roma. Este demonio no paraba de reírse, se burlaba de nosotros. En una de las ocasiones, mientras yo leía, el demonio se giró hacia mi ayudante y dijo: “terminarás muy cansado cuando acabes con todos nosotros”.

¡Exacto! ¡Ahí teníamos una de las claves más importantes en este exorcismo! No estábamos peleando contra un demonio, sino contra varios! Cuando esta mujer quiso ayudar a su amigo y se ofreció a recibir a lo que estuviese dentro de su amigo, no entró solo un demonio. Ahora tocaba conseguir que cada uno de ellos se sometiese al Ritual Romano y nos dijeran sus nombres para poder echarles a todos. Había que perder el miedo, todo ese miedo que me tenía petrificado, y empezar a forzarles a decir sus nombres, antes de que la vida de esta señora corriese peligro.

“En nombre de Jesucristo, ¡dime tu nombre!” Y comenzó a responder a gritos, “¡Anger! ¡Mamoon!”, cada uno con voz diferente, “¡Asmodeus! ¡Belphegor!” Parecía que no hubiese más nombres, pero la voz de la señora indicaba que aún quedaba alguien más dentro de ella: “¡¡Dime tu nombtre!!” El demonio se rió y dijo con un tono muy calmado: “A tí no me apetece decirte mi nombre.”

Más información – Paranormal Witness: el exorcista (el convento)
Fuente – Paranormal Witness
Foto – Xplora

Te puede interesar

Escribe un comentario