‘Paranormal Witness’: el secreto de Lynchville (VII)

Paranormal witness

Tonya y Sergio siguieron escuchando con atención el resto de la grabación: “-¿Por qué has golpeado la grabadora? ¿Quién eres? ¿Cuántos años tienes? ¿Cómo te llamas?” Sólo la última pregunta obtuvo su respuesta: “-Joseph”. El niño que habían visto se llamaba Joseph.

La grabación que habían realizado esa misma tarde y el sueño ligero de siempre tenían a Tonya dando vueltas en la cama sin poder dormir. Una noche más acabó levantada y en el sofá con su portátil, esta vez intentando buscar pistas que arrimasen algo de luz a ese porqué del niño Joseph y su casa.

Tonya comenzó a sentir mucho calor. La temperatura había subido mucho. Miró el termostato y vio que el aire acondicionado estaba funcionando y que no había sido puesto el calor en ningún momento. ¿Entonces de dónde salía ese calor? Tonya se dio cuenta de que estaba sudando a mares y no tenía sentido alguno. De repente una mano pequeña se acercó a su cintura. Esta mano quemaba. La sensación de ardor conseguía hacerle saltar del susto, levantándose la camiseta de un tirón para ver la quemadura. No había quemadura. ¿Cómo podía ser que una sensación de ardor tan grande no hubiera dejado marca alguna? Las alarmas anti-humo comenzaron a sonar. Allí no había fuego por ningún lado, pero las dos alarmas pitaban sin parar, consiguiendo despertar a Sergio y las dos niñas. Sergio desconectó las dos alarmas y les quitó las pilas, por si acaso había sido algún tipo de fallo electrónico.

Más información – ‘Paranormal Witness’: el secreto de Lynchville (VI)
Fuente – Paranormal Witness
Foto – Xplora

Te puede interesar

Escribe un comentario