‘Paranormal Witness’: el secreto de Lynchville (XII)

Paranormal witness

Ahora encajaban todas las piezas. La historia era así, tenía que ser así. Habían sido demasiadas pruebas y lo que Tonya acababa de escuchar en casa de la historiadora era la pieza que conseguía cerrar todas las historias que habían ido surgiendo desde que llegaron a la nueva casa.

Esta tarde estaban Tonya y las niñas en casa. Tonya y KK estaban el salón. Hailey estaba en su habitación. Tonya leía un libro mientras KK jugaba con sus muñecas. Tonia sintió cómo una fuerza empezaba a estrangularle. Allí no había nadie más. Tonya empezó a patalear mientras intentaba agarrar lo que estuviese apretándole el cuello. KK giró la cabeza. Se gesto se quedaba helado al ver cómo algo invisible levantaba del cuello a su madre, haciendo que sus pies ni siquiera tocasen el suelo. Tonya fue arrastrada del sofá a la pared de detrás. Una vez apoyada en la pared, la fuerza la continuó levantando, haciendo de nuevo que sus pies quedasen por encima del suelo.

KK comentó a llamar a gritos a su hermana Hailey. La hermana mayor bajaba al instante y se encontró con su madre flotando en el aire, medio asfixiada, mientras KK estaba paralizada, llorando y gritando. La fuerza invisible arrastró a Tonya hasta la cocina y la lanzó contra una ventana. Tonya rompió la ventana con la cara y cayó al suelo. La fuerza desapareció. Cualquier persona en el lugar de Tonya hubiese salido huyendo de allí. Pero Tonya había llegado ya al otro extremo. Esa era su casa y nada ni nadie iba a conseguir que se fueran de allí. La casa de Tonya fue exorcizada y jamás volvieron a experimentar ningún suceso paranormal. Tonya, Sergio, Hailey y KK siguen viviendo en la misma casa, en Ponca City. Estos sucesos se dieron entre los años 2011 y 2012.

Más información – ‘Paranormal Witness’: el secreto de Lynchville (XI)
Fuente – Paranormal Witness
Foto – Xplora

Te puede interesar

Escribe un comentario