Paranormal Witness: La Arpía (tres marcas)

Paranormal

Esa noche Tony contó a Debra todo lo que había sucedido. El grito de Taylor, las palabras de su madre y la lámpara que salió disparada hacia su madre. Pero Debra volvió a salir en defensa de Sallie: “No puedes hablarle así a una niña”. Tony no podía creer lo que estaba escuchado: “¿Cómo puedes hablar así de algo que no ves? Estoy muerto de miedo. Parece que ese ente te tenga hechizada”.

Todos dormía cuando Tony se despertaba por un ruido extraño. Sonaba como si un animal estuviese arañando la pared, como si intentara salir de un lado a otro de la pared. Eran sonidos largos, arañazos largos y cada vez sonaban más fuerte. De pronto el ruido paró. Durante unos segundos todo quedaba en calma, hasta que junto a la cama aparecía la figura de una niña que agarraba fuerte a Tony por la muñeca. Tony, petrificado, sólo podía mirar fijamente a esa niña sin parpadear. Pero la niña cambiaba de repente, dejando ver lo que parecía ser imagen real. El ente demoníaco que Tony sospechaba que era Sallie se estaba dejando ver por primera vez. Su corazón iba a mil por hora y por momentos pensaba que llegaría a explotar. Tony no pudo evitar ponerse a gritar.

Debra despertó a Tony: “¡Despierta! Estás teniendo una pesadilla.” Tony se incorporó de golpe. Estaba en su cama, junto a Debra y no había ninguna niña. Quizás había sido todo producto de su imaginación por todo lo que estaba ocurriendo en la casa. Pero un dolor en la muñeca le hacía volver la mirada hacia su brazo. Allí estaba la marca. Tres marcas. Como si tres hierros incandescentes le hubieran rodeado la muñeca. No había sido un sueño. Sallie no era la niña que Debra pensaba y ahora comenzaba a darse cuenta.

Más información – Paranormal Witness: La Arpía (Sallie)
Fuente – Paranormal Witness
Foto – Xplora

Te puede interesar

Escribe un comentario