Paranormal Witness: la maldición de Manson (no me dispares)

Paranormal

Si Jeff no sabía cuántas horas llevaba ya sin dormir, ahora que acababa de forcejear contra una fuerza invisible, era menos que nunca hora de dormir. Cashmere se fue a su casa y Jeff se sentó frente al ordenador para pasar toda la grabación y así poder analizarla. La adrenalina, el terror y la curiosidad le mantenían en un estado de alerta constante. Ahora podía tener en sus manos la respuesta que necesitaba.

Una vez había pasado toda la grabación al portátil la comenzó a reproducir. Podía ver la habitación de David mientras escuchaba su voz: “-Cámara número cuatro. Habitación de David.” Saltó la interferencia, no se vio nada extraño más allá del temblor de la imagen producido por el forcejeo, pero sí se escuchó algo.

Jeff reprodujo el sonido una y otra vez. Se distinguía que era una voz, pero no se podía apreciar qué era lo que decía. Subió el volumen de la grabación una vez, y otra vez, y otra vez… hasta que consiguió distinguir lo que decía la voz. Era una voz de mujer suplicando: “-Jeffrey, por favor, no me dispares.” No había duda, eso era lo que decía la voz. Ahora había que saber quién era ese Jeffrey y a quién estaba intentando disparar.

Más información – Paranormal Witness: la maldición de Manson (quién sujeta la cámara)

Te puede interesar

Escribe un comentario