Paranormal Witness: la maldición de Manson (documentemos todo)

Paranormal

Jeff presumía de su escepticismo, pero lo que acababa de vivir le había superado por completo. Una vez se calmó todo, David acompañó a Jeff y Cashmere hasta la puerta para despedirles. Por esa noche ya habían ocurrido suficientes cosas raras. Ahora tocaba descansar.

Al día siguiente David se encontró con unos visitantes inesperados: Jeff, Cashmere y un buen montón de cámaras de vídeos. Jeff explicó el plan a David: “-Nunca he creído en estas historias, pero todavía intento asimilar lo que pasó anoche. Así que, si todo esto es cierto, vamos a intentar capturarlo en vídeo.” Llenaron la casa de cámaras. La cocina, el salón, la zona de la chimenea, la sala de cine, los dormitorios… la casa quedaba vigilada por completo. Ahora tocaba esperar sentado frente a los monitores que Jeff había instalado para poder seguir en directo las grabaciones de las cámaras.

Jeff estaba obsesionado con la idea de conseguir registrar en vídeo algo como lo que les había pasado ya. Jeff pasó a ser parte de la casa de David. No se movía de enfrente a los monitores, día y noche, siempre esperando a ocurriese algo que le demostrase que lo ocurrido no había sido una fantasía.

Más información – Paranormal Witness: la maldición de Manson (esta casa está vacía)

Te puede interesar

Escribe un comentario