Paranormal Witness: la maldición de Manson (primeras respuestas)

Paranormal

Jeff no podía esperar para mostrarle a David la grabación. “Jeffrey, no me dispares”. A David se le habían acumulado las preguntas. Los murmullos, los sonidos de pasos en la noche, la grabación, el hombre vestido de negro que señalaba a la ventana… David necesitaba respuestas.

Haber sido investigador privado durante tantos años tenía que servir para algo. David recurrió a sus contactos en la policía. Allí le entregaron una caja con cientos de fotos de los crímenes de Manson en Cielo Drive. Cada foto era peor que la anterior, pero tenía que ser entre esas fotos donde encontrase alguna respuesta. Y ahí apareció. Era una fotografía de un hombre, el hombre de negro que apareció en su habitación y que señalaba a la ventana. Su nombre era Jay Sebring. Jay era el exprometido de Sharon Tate y una de las víctimas de los crímenes. ¿Pero qué tenía que ver la voz de la grabación, “Jeffrey, no me dispares”, con los crímenes de Manson?

Entre el montón de papeles también aparecía el nombre de Steven Parent, un joven que recibió un disparo frente a la casa de Sharon Tate. Los nombres parecían intentar encajar, pero las respuestas seguían siendo meras suposiciones. Lo único que parecía tener sentido y aún así seguía siendo una locura era la opción de que quizás el espíritu de Sharon Tate estuviese intentando comunicarse con David.

Más información – Paranormal Witness: la maldición de Manson (un hombre)

Te puede interesar

Escribe un comentario