Paranormal Witness: la maldición de Manson (un hombre)

Paranormal

David aún no sabía nada de la grabación de Jeff. Esa noche estaba intentando dormir. El agotamiento podía con él y sentía que ni todo el miedo del mundo le podía mantener despierto ni un minuto más. Obviamente se equivocaba. Un crujido del sueño le despertó de repente. En el reloj alcanzó a ver que eran casi las cuatro de la madrugada. El crujido volvió a sonar, esta vez cerca de la puerta. Giró la mirada hacia la puerta y vio cómo la sombra de dos pies se colocaban frente a la puerta y luego se volvían a marchar.

De nuevo todo quedó en falsa calma, y de nuevo el agotamiento conseguía que David volviese a caer dormido. Pero el crujido volvió a sonar, esta vez dentro de la habitación. David abrió los ojos de golpe y se incorporó en un segundo. Frente a él había un hombre con gesto amenazante. Vestía de traje y era moreno. Era el mismo hombre que su amiga Laureen había visto en la fiesta. El hombre levantó el brazo y señaló hacia la ventana. Un disparo sonó a lo lejos. David miró instintivamente hacia donde su mano señalaba. Al regresar la mirada hacia el hombre de negro, éste había desaparecido. Se levantó, miró por la ventana… pero no había nada más allá de la calma de la noche. David no podía más, no entendía nada. Se limitó a volver a tumbarse y esperar a dormirse otra vez.

Más información – Paranormal Witness: la maldición de Manson (no me dispares)

Te puede interesar

Escribe un comentario