‘Paranormal Witness’: las cartas del ático (VI)

Paranormal witness

Reagan se abrazó a Houdy y se dirigió hasta la puerta del ático, al final del pasillo. Abrió la puerta que daba a las escaleras y, con una silla, procuró encajar bien la puerta para que así hubiese un poco más de luz en el ático. Reagan soltó a Houdy y subió despacio las escaleras del ático. Allí se encontró con un buen montón de cubos, algunos llenos a rebosar por culpa de las goteras, que algunas eran auténticos chorros de agua.

Reagan escuchó cómo Houdy subía la escaleras y entraba también al ático. No podía haber hecho algo peor. Su intención era revisar los cubos, quizás cambiar alguno por otro y luego salir pitando de allí. La luz de la linterna tampoco era la gran luz. “-¿Houdy? ¿Dónde estás, pequeño?” Houdy seguía escondido. De repente la puerta del ático se cerró de un portazo. No podía ser, ella misma la había dejado encajada para que no se cerrase y así poder tener un poco más de luz allí arriba.

Ahora más que nunca había que encontrar al perro y salir de allí volando. Houdy estaba en una esquina, sentado, alerta, gruñendo a algo que sólo él parecía estar viendo. Reagan agarró al perro y salió de allí en apenas unos segundos. Volcó uno de los cubos de agua, se cayó al suelo, pero le dio igual… sólo quería salir de allí. Al bajar del ático se encontró la silla con la que había encajado la puerta cambiada de lugar. ¡Eso no podía estar pasando!

Más información – ‘Paranormal Witness’: las cartas del ático (VI)
Fuente – Paranormal Witness
Foto – Xplora

Te puede interesar

Escribe un comentario