Piedras energéticas, el Cuarzo

cuarzo

Sin duda que una de las piedras energéticas por excelencia es el cuarzo, este cristal no es solamente útil como transmisor o captador de energías sino también porque la ciencia ha descubierto en él propiedades fantásticas.

La magia del cuarzo en sus diferentes colores y formas es una de las más vibrantes, se la puede escuchar y sentir con facilidad. Cuando una persona quiere elegir una piedra y entre ellas se encuentra un cristal de cuarzo, se dice que la elección es mutua.

La energía tan grande que canaliza el cuarzo es útil para todas las necesidades, ayuda contra los bloqueos, renueva la inspiración, amplía la percepción y activa la memoria.

Entre los cuarzos más comunes encontramos el rosado, que se utiliza para estimular la creatividad y las emociones.
Los de color humo son los que llevan al cambio positivo, las rutiladas o doradas, fortalecen la salud, retardan el envejecimiento y son antidepresivas. Estas piedras aumentan su vibración ante la presencia de entidades energéticas muy fuertes o sobrenaturales. Las turmalinas, con tonos negros abren los canales energéticos.

El cuarzo focaliza la energía de su dueño elevando sus defensas y movilizando las células. Nivela los polos del Ying y en Yang mejorando la salud y en el ambiente balancea los niveles energéticos. Incrementa y clarifica la percepción de los sentidos y el pensamiento.

Lo mismo que hace con las personas y su energía la ejerce también en los objetos, por eso la ciencia utiliza el cuarzo para amplificar el sonido, transmitir la luz, direccionar rayos laser y ondas de radio y tv o estabilizar los campos energéticos o magnéticos de los instrumentos de medición y ubicación.

Son muchos los usos de esta piedra, tanto para la ciencia como para la vida cotidiana, elegir una gema de cuarzo para llevarla con uno es estar dispuesto a conectarnos con el mundo distinto, estar abiertos a escuchar y sentir.

Te puede interesar