Piedras energéticas, el Ónix

Onix

El Ónix es una piedra negra que pulida es brillante y muy bonita. Es una de las piedras más simbólicas y bellas entre todas las de su mismo color.

El color negro del Ónix le da la capacidad de absorber las energías del exterior generando dentro de sí una unidad completa con todas las energías que capte. Es la piedra de lo absoluto.

Es la piedra que representa el silencio y la paz eterna y es la energía potencial de todo lo que está en reposo. Encerrados en el Ónix están los misterios de la vida y la muerte, la sabiduría de los antepasados y las personas capaces de captar su energía obtendrán interesantes oráculos que tendrán que ver con el sitio de origen donde se encontró la piedra.

Es una trampa contra las energías negativas, ya que las atrae con fuerza inevitable y las encierra en sí para siempre transformándolas en experiencia y sabiduría para quien sea capaz de sentir su vibración.

Se recomiendan amuletos o adornos de Ónix a las personas que estarán muy expuestas o serán el blanco de la envidia y la tentación. Si se regala a una persona que no tiene buenas intenciones, la piedra lo debilitará obligándolo a olvidar sus malos pensamientos.

También es el adorno ideal para los ambientes donde las energías son negativas o los momentos desagradables son habituales. Se debe dejar como escondido para que nadie quiera tocarlo.

También es la piedra que debe estar presente al momento de proponer matrimonio o de ofrecer algún negocio ya que su asombroso poder para captar las malas intenciones alisará el camino y logrará una unión o negocio con menos dudas y mejores intenciones.

La persona que lleve siempre un Ónix cerca de la piel se mantendrá protegido contra todos los males que se provocan con la mirada o el pensamiento. Mantendrá su aura limpia y podrá estar tranquila.

Te puede interesar