Piedras energéticas, la Cornalina

cornalina

La cornalina es una piedra energética que por su color y pureza se la ha relacionado siempre con el mismísimo y las santidades católicas.

Tiene su origen en las zonas de Brasil, Uruguay e India, en este último país se conocen sus propiedades energéticas.
Su facilidad para ser tallada le dio un lugar importante en la joyería y con ella se hacen amuletos con grabados de todo tipo, que gracias a la energía de la Cornalina potencian el desarrollo espiritual, las capacidades perceptivas y protegen contra la mala energía.

Por sus propiedades energéticas un amuleto de Cornalina es el mejor acompañante del estudiante ya que ayuda a la memoria, la creatividad y la valentía. Por el calor tan importante que concentra también se la aconseja para sanar los calambres tanto de los músculos externos como los dolores menstruales, el reuma y los problemas digestivos.

Cuando se la sostiene entre las manos la piedra transmite paz, logrando calmar la ira y contener los nervios. Por su color naranja rojizo también se la relaciona con los problemas de la sangre.

Se la relaciona con los elementos Tierra y Fuego, con el planeta Saturno y el aura naranja, no tiene carácter de preciosa o semi preciosa porque es muy fácil de encontrar pero su pasado le otorga dotes nobles ya que era la favorita de la civilización Ur de la antigua Mesopotamia, de los franceses en tiempos de Napoleón, de los tibetanos y budistas que la utilizan en sus rituales y momentos de introspección. Si se la combina con lapislázuli o turquesa intensifica su poder, esta costumbre llega desde Egipto donde también se sabía que la diosa Isis la utilizaba para proteger a los muertos en su viaje.

Según el gravado que se le haga sobre la cornalina se direcciona su fuerza para conseguir las influencias deseadas, si se utiliza sin gravados entonces canaliza su poder para mejorar el estado físico integral, la memoria y la espiritualidad.

Te puede interesar

Escribe un comentario