Piedras energéticas, la Lapislázuli

lapislazuli

Una de las piedras más espirituales y místicas es la Lapislázuli, sus tonos azul celeste combinados con manchas doradas la hacen un poderoso talismán que apacigua pero también potencia las energías.

Muchas culturas relacionaron a esta piedra con los dioses y las divinidades, se la tallaba con la imagen o representación de la deidad para que sirva de protección y otorgue a la persona que la use las cualidades del dios tallado.

Al ser de color azul y dorado la Lapislázuli es una piedra de paz y fuerza, el azul es el color transmisor de calma y espiritualidad mientras que el dorado es un color que imprime energía y voluntad.

Cuando se coloca Lapislázuli sobe el tercer ojo mejor la intuición y la comprensión. Se la relaciona con los vínculos entre los enamorados y se la utiliza para hacerlos más fuertes, se lo relaciona con la carta de tarot de El Emperador ya que este es el que influye sobre las relaciones sentimentales. Un ritual de fidelidad y amor que emplea esta piedra se realiza también con una vela rosada en la que se dibuja un corazón utilizando la gema y luego se visualiza el ser amado conectando su energía con la de la piedra.

A las personas que no saben medir su generosidad y suelen dar más de lo que tienen esta piedra les ayuda a encontrar un equilibrio y tener una idea clara de lo que son realmente capaces de hacer y cómo ayudar.

Los egipcios usaban Lapislázuli para fabricar amuletos de escarabajos y para adornar sus atuendos, se suponía que ayudaba a los faraones a tener una visión más clara de su persona.

Cuando se sostiene una Lapislázuli en contacto con el cuerpo la energía espiritual y la calma invaden a la persona, pero también despierta su percepción y agudeza mental.

Es una piedra de equilibrio y de percepción por lo que siempre que se necesite conocer el futuro esta piedra debe estar presente.

Te puede interesar