Piedras Magicas; la Amatista

56

La amatista es un cuarzo de color violeta, un color relacionado con la espiritualidad desde los tiempos remotos, por lo cual su energía vibratoria se asume como sanadora del espíritu y protectora de los maleficios en todos sus niveles, terrenos o etéreos.

Su nombre proviene del griego “A-methystos”, cuya traducción sería "no borracho", este nombre cobra sentido a través de la leyenda griega, que data de miles de años, en la cual se le atribuye a la Amatista el poder mágico de alminar la embriaguez, por lo cual era utilizada como amuleto, pero además se la consideraba por este efecto íntimamente relacionada con los hombres, también se le atribuía el poder de atracción para con las mujeres.

Por lo cual es una de las pocas piedras especialmente recomendada para los hombres, ya que se relaciona con su virilidad. La amatista también se relaciona con el mes de febrero, según lo detallan estas estrofas antiguas;

"Los nacidos en febrero encontraran, sinceridad, paz de la mente, libertad en la pasión, así como la atención, si la amatista han de vestir

Las propiedades mágicas de la Amatista según distintas fuentes culturales se puntualizan en su capacidad para aumentar la conciencia psíquica, lo cual se traduce en afilar el "sexto sentido", potenciando la espiritualidad, ya que se la considera como un puente hacia el conocimiento o contacto con lo divino.

La Amatista forma parte de las herramientas infaltables en el mundo del I-Ching, el tarot y las runas, artes adivinatorias cuyos practicantes utilizan los poderes de esta piedra mágica para establecer la conexión con el mundo espiritual y obtener así, las respuestas que solicitan.

Sanidad: ésta piedra se utiliza para el Chakra de la Corona, ubicación que se refiere a la percepción extrasensorial, pero además su poder se extiende a la sanidad o curación del nivel físico, favoreciendo al sistema nervioso y el cerebro.

Imagen: jew

Te puede interesar

Escribe un comentario