Por qué debemos limpiar energéticamente nuestra casa? Parte 1


 

Nuestra casa es el sitio más importante de nuestra vida, porque en él no solo habitamos sino que descansamos a través del sueño y es en este estado en el cual nos encontramos más vulnerable a energías foráneas que pueden de muchas maneras influir en nuestro diario vivir.

También puede ser que el ambiente en el que nos movemos este cargado de manifestaciones desagradables que ha sido concebidas por nosotros mismos o por personas que están cerca a nosotros que van por la vida trasmitiendo envidias, rencores, dolo, resentimientos, actitudes  que impiden que las vibraciones energéticas se muevan libremente.

Estas energías, llamémoslas  no equilibradas o sucias, pueden afectarnos en nuestras relaciones familiares, sociales y de trabajo.

Muchas veces nos sentimos molestos,  cansados, deprimidos e incluso enfermos y si nos sentamos a pensar un poco en esto,  nos damos cuenta que energéticamente está  siendo drenado o descargado nuestro cuerpo por estas energías “malucas” que  afectan uestro cuerpo físico, mental y emocional.

 

Sin embargo podemos deshacernos de toda esta basura energética que nos está  afectando no solo físicamente sino también a nivel emocional y espiritual.

 

Lo primero que debemos hacer es ordenar nuestro hogar. Con el orden y el aseo limpiamos inicialmente energéticamente. La basura que acumulamos y el desorden en nuestro hogar trae “basura energética”. La limpieza la debemos hacer sacando la suciedad, colocando cada “cosa en su sitio”.

 

Una vez esté todo en orden podemos iniciar con la siguiente receta:

 

  • Un balde con 5 litros de agua limpia.
  • Jabón azul
  • Vinagre blanco
  • Un manojo de ruda
  • Tres limones macerados
  • Tres ajos partidos

Todo lo anterior se mezcla con el agua y con esto se limpia con un trapero que se lava varias veces y se introduce en el balde limpio. Una vez se haya realizado esta limpieza y terminado el proceso, nos sentamos tranquilos por unos minutos y solicitamos a los seres superiores su protección y encomendamos nuestro hogar a su cuidado y damos gracias por esto.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario