Profetas; Edgar Cayce

cayce

Edgar Cayce también conocido como “El profeta durmiente”, fue iluminado para muchos, ya que utilizaba su don para la curación, dejando como legado una fundación como de 1500 lecturas proféticas sobre el tratamiento de enfermedades, que en la actualidad y por décadas fue consultada por profesionales de la salud, así como distintas ciencias y estudiosos esotéricos.

Vivió entre 1877 y 1945, dejando tras de si una serie de predicciones fascinantes que se han cumplido y que obtenía a través de un trance auto-inducido, pero fue en el campo de la salud donde dejo perplejo a los médicos que no podían explicar cómo era capaz de diagnostica y prescribir el medicamento correcto con sólo entrar en trance.

Algunas de sus predicciones más famosas fuera del ámbito de la salud fueron las referidas a la ciudad de la Atlántida, sobre la que dijo que fue un lugar real y predijo que su descubrimiento se produciría a finales de 1960 en el océano Atlántico cerca de Binini y precisamente fue en 1968, cuando unos buzos encontraron lo que parecían ser las estructuras hechas por el hombre en las aguas del Océano Atlántico y el lugar predicho por el profeta.

Cayce también predijo la caída de la bolsa de 1929 la gran depresión norteamericana, así como el comienzo de la segunda guerra mundial y la intervención norteamericana en ella, así como su victoria. Las predicciones de Cayce están bien documentadas y su exactitud no puede ser ignorada, él describió sus profecías con gran detalle, a diferencia de la de Nostradamus.

Cayce dio fechas específicas y los nombres en sus predicciones sin dejar margen para la interpretación, por ejemplo el ascenso y la caída de Hitler, la entrada de América en la guerra y la caída del comunismo. Cayce también hizo predicciones sobre el futuro que aún no se han hecho realidad, tales como: catástrofes naturales que acabaran con muchas de las costas, especialmente en los EE.UU.

Este profeta habla de terremotos y volcanes que provocarán la destrucción de muchas ciudades y que los polos se desplazaran, situación que ya se produjo en la antigüedad. También hay que señalar que Edgar Cayce era un cristiano devoto y creyente en Dios.

Imagen: flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario